SABIDURÍA AL HABLAR
20 noviembre, 2020
CANTA DE SU PODER
12 febrero, 2021

El próximo 20 de Diciembre celebraremos nuestro Servicio anual de Acción de Gracias. Cada año le pedimos a nuestra Congregación que escriba 30 motivos de agradecimiento a Dios y los tenga presentes durante el Servicio. Este día, como su nombre lo indica, estaremos dándole gracias a Dios por lo Bueno y Generoso que Él ha sido con nosotros. Como Pastores de Iglesia Palabra Pura esperamos que esta no sea una actividad más en la programación de la Iglesia, sino que realmente cada miembro se tome el tiempo de recordar 30 motivos para estar agradecido con Dios, sobre todo en estos últimos tiempos donde vemos el cumplimiento de la advertencia que hizo el Apóstol Pablo, inspirado por el Espíritu Santo, de cómo la ingratitud haría parte de las características de la depravación de la humanidad.

El Apóstol Pablo dijo: “Porque habrá hombres… ingratos…” (RVR). El adjetivo “ingrato” se origina del latín “ingratus”, que tiene como significado “que no agradece”. Y es que puede parecer superficialmente un tema menor el no ser agradecido, pero las acciones que tiene un ingrato son realmente graves.

Romanos 1:21 (RVR) “Pues habiendo conocido a Dios, no le glorificaron como a Dios, ni le dieron gracias, sino que se envanecieron en sus razonamientos, y su necio corazón fue entenebrecido”

Sí, la ingratitud hace parte de la actitud característica de una gran parte de personas en estos últimos tiempos. No es una ingratitud involuntaria, fruto del desconocimiento de quién es Dios, sino que, como lo dice Romanos 1, aún conociendo que Dios es real, estas personas no le dan las gracias ni le glorifican, por lo tanto, el resto ya es una “caída en picado”.

Salmos 103:1-2 (RVR) “Bendice, alma mía, a Jehová, y bendiga todo mi ser su santo nombre. Bendice, alma mía, a Jehová, y no olvides ninguno de sus beneficios”

El agradecimiento, así como el amor y el perdón, no es producto de un sentimiento, sino que hace parte de la decisión que cada uno de nosotros tomamos, en este caso de reconocer que solos no podemos hacer nada, sobre todo sin la ayuda de Dios. Es por eso que el rey David no esperaba a que se manifestara algún sentimiento para agradecer y Bendecir al Señor; por el contrario, él le ordenaba a su alma a hacerlo.

En el versículo 2 de Salmos 103, podemos ver un principio importantísimo que está ligado con el agradecimiento, y es el no olvidar los beneficios del Señor. Muchas veces damos por sentado que debemos recibir de Dios, pero no agradecemos el hecho de que Él nos esté mostrando Su mano Bondadosa. Es tan simple como dar por sentado que necesitamos oxígeno para respirar, pero no recordamos quién es el que nos está dando constantemente ese oxígeno.

Hay una historia curiosa acerca de los manantiales que tiene México con temperatura diferente. Hay algunos lugares donde un manantial puede tener agua fría y otro manantial, justo al lado, puede tener agua caliente. Dicen que las mujeres que viven cerca a estos lugares han establecido un método de lavado curioso, pero efectivo, donde llevan la ropa a lavar, pero primero la hierven en el manantial caliente, y luego la pasan al otro manantial frío para enjuagarla. Cuentan que en una ocasión un turista le preguntó sobre lo agradecidas que debían estar estas mujeres de contar con estos dos manantiales, a lo que el guía le contestó que esto no era del todo cierto, ya que las mujeres se quejaban porque no se les estaba dando el jabón y porque ellas habían escuchado que habían máquinas que hacían esto por ellas y que aún no las tenían.

Esta pequeña historia la uso para que notemos cómo cuando no recordamos los beneficios que recibimos podemos ser ingratos. Esta bien el hecho de anhelar mejorar cada día nuestra situación financiera y disfrutar de los bienes materiales, pero no podemos dejar de dar gracias por lo que ya tenemos, y sobre todo, porque lo tenemos gracias a la ayuda y fuerza del Señor.

Este año 2020 no inició ni terminó como esperábamos, creo que ninguno de nosotros se imaginó que usaríamos obligatoriamente un tapabocas en este tiempo para estar en cualquier lugar público, o que tendríamos que quedarnos en casa guardando una cuarentena, que luego ya no se podía llamar cuarentena, porque obviamente superaba los 40 días. Nunca nos imaginamos que se nos prohibiría Congregarnos a todos al mismo tiempo en el auditorio de Iglesia Palabra Pura, ni que tantas personas perderían sus empleos y entrarían en incómodas situaciones económicas, por las normas tan estrictas y limitadas que impondría el gobierno para el comercio. Quizás nuestra alma sienta cierta frustración por este año, pero debemos hacer lo que hacía David, debemos ordenarle a nuestra alma que bendiga al Señor y que recuerde cada uno de Sus beneficios.

Hay mucho para agradecerle a nuestro Dios, Él estuvo con nosotros en todo este proceso, no nos desamparó, pudimos ver Sus Promesas de Provisión y Protección, y aunque en el mundo estén profetizando malas noticias nosotros no somos como los que no tienen esperanza, por el contrario, debemos dar gracias, porque nuestro Dios no cambia, y si nos sostuvo todo este año, cómo no nos sostendrá y guardará el próximo año.

No olvides Sus beneficios, no olvides Su fidelidad. Un corazón agradecido es uno que rinde adoración al Señor en todo. Es tan importante el agradecimiento que muchas veces cuando oramos en el Espíritu nos dice la Palabra que estamos dándole gracias a Dios.

1 Corintios 14:16-17 (RVR) “Porque si bendices sólo con el espíritu, el que ocupa lugar de simple oyente, ¿cómo dirá el Amén a tu acción de gracias? pues no sabe lo que has dicho. PORQUE TÚ, A LA VERDAD, BIEN DAS GRACIAS; pero el otro no es edificado”

Vemos claramente que el agradecimiento no se trata de un sentir, es la forma en como adoramos a Dios, le damos Gloria por lo que Él representa en nuestras vidas.  ¿Quieres hacer la voluntad de Dios? Pues entonces sé agradecido en todo tiempo, como lo dice 1 Tesalonicenses 5:18 (RVR): “Dad gracias en todo, porque esta es la voluntad de Dios para con vosotros en Cristo Jesús”. Puede ser que ahora mismo que estás leyendo este blog no sientas ganas de agradecer, porque sientes que a donde vas parece que te sigue una nube negra, pero te lo aseguro, si empiezas a darle gracias a Dios en medio de esa circunstancia, y empiezas a ver los beneficios que tienes ahora, ordenándole a tu alma a recordar cada beneficio del Señor sobre tu vida, verás cómo se empieza a manifestar esa solución que antes no veías por la queja constante.

Si aún se te hace difícil recordar esos 30 motivos, te voy a dar un tip, empieza con el agradecimiento por la solución al problema más grande que tenías. Tú estabas en un gravísimo problema, nadie podía ayudarte a menos que fueras perfecto en todo, tú estabas condenado a la muerte eterna sin la posibilidad de cambiar tu sentencia, a menos que alguien pagara tu deuda, pero Jesucristo te salvó de esa gran deuda, la llevó por ti, y ahora tu más grande problema está resuelto, la Sangre de Jesús pagó en tu lugar, y no sólo eso, sino que te hizo dueño de una gran herencia que no merecías, pero que por Gracia se te ha otorgado. Empieza dando gracias por ese primer motivo, y ahora continúa recordando cada episodio donde Dios te mostró Su mano Bondadosa durante este 2020.

Espero que nos acompañes en este Servicio de Acción de Gracias del 20 de Diciembre. Juntos haremos la voluntad del Señor agradeciéndole en todo tiempo, y que Él se lleve toda la Gloria, porque sin Él nada somos y nada podemos hacer.

Hebreos 13:15 (TLA) “Nuestra ofrenda a Dios es darle gracias siempre, por medio de Jesucristo, pues hemos dicho que él es nuestro Señor”.